Tánger, Rabat y Casablanca

4 días por Marruecos

Esta escapada de 4 días por Marruecos: Tánger, Rabat y Casablanca. Ha sido bastante diferente a las demás que he hecho y pude experimentar mi primera vez en Ferry.

Viajes Marruecos, es una empresa que te organiza todo tipo de viajes por Marruecos. Probé, me gustó y quiero que los conozcas.

Depende de la escapada que elijas podrás hacer una ruta u otra, yo disponía de sólo 4 días, entonces hice: Tanger, Rabat y Casablanca. Si decides ir en Ferry o en avión, te recogen donde llegues, se hacen cargo de todos los desplazamientos y alojamientos de los diferentes destinos que tengas contratados. Son guías que hablan perfectamente Castellano, conocen la cultura y están preparados para dar explicaciones detalladas de campos muy amplios.

Chefchaouen

Un sitio realmente bonito es más conocido como “El pueblo azul” me dejó alucinada lo limpias que son las calles. Los habitantes de este sitio son súper amables con los turistas. El encanto que tienen todos sus rincones me cautivó. Llamó mucho mi atención un lugar que era muy parecido a la terraza de un bar cualquiera, pero estaba dentro de una cascada, la gente dejaba los zapatos antes de entrar y se tomaban un zumo de naranja con los pies fresquitos en el agua.

Chefchaouen

Necesito destacar por encima de todo el hotel en el que nos alojamos, se llama Darechchaouen, para el sitio que mirases era IMPRESIONANTE, se respiraba paz y bienestar.  Las mejores vistas hacia Chefchaouen eran desde ahí. Tuvimos la suerte de probar la comida y estaba todo para chuparse los dedos.

Hotel

Casablanca

Desde Chefchaouen fuimos directamente hasta Casablanca, aunque no sea la capital del país, es la ciudad más importante de Marruecos, tanto por su su condición de centro neurálgico de la economía nacional, como por su densidad de población. El camino hasta llegar allí es largo pero ver la Mezquita Hassan II hace que merezca la pena, por cierto, fue concluida justo en el año que nací, 1993. Es el templo más alto del mundo y el segundo más grande después de la Meca. El exterior de la mezquita ocupa casi 30 000 metros cuadrados y caben 90 000 personas. En su cima, hay un rayo láser que marca la dirección de La Meca, con un alcance de 30 km.

Visitamos la zona de la Medina, no podía falta ver ese contraste tan grande entre la zona nueva y la antigua Medina. Decidimos probar una Shisha marroquí y fue otro de nuestros aciertos.

El alojamiento en esta ciudad fue en el hotel LÊS SAISONS, disponíamos de todo tipo de comodidades y muy céntrico.

Rabat

Después de un día muy intento en Casablanca, era el momento de pasar por la capital de país, Rabat. Te voy a enseñar los dos monumentos que más me impresionaron.

Torre Hassan 

En la Torre de Hassan fue nuestra primera parada. Es el monumento más simbólico de Rabat, aunque se quedó a mitad de lo que se pretendía, el sultán Yacub Al-Mansur, en el siglo XII, quiso construir la mezquita más grande del mundo con la torre más alta hasta el momento (86 metros). Con el motivo de su muerte la obra inconclusa, quedándose en los 44 metros actuales. Además, el terremoto de Lisboa del siglo XVIII causó serios daños al monumento. Mira bien, si te recuerda a la Giralda de Sevilla, no es casualidad, ambas torres junto a la Koutoubia de Marrakech, son los tres grandes minaretes que nos han legado los almohades.

Torre Hassan

Mausoleo de Mohammed V

Justo en frente se encuentra el Mausoleo de Mohammed V, que en realidad es el panteón familiar de los alauíes y también se encuentra en él Hassan II estos dos monarcas como el abuelo y el padre del actual rey Mohamed VI.

Tánger

De camino a Tánger pasamos por un pueblecito con muchísimo encanto, se llama Asilah. Está en el noroeste de Marruecos, en la costa Atlántica del país. A menos de 50 kilómetros de la ciudad de Tánger.  Tiene un medina minuciosamente cuidada, me atrevería a decir que es la más bonita de todo el norte de Marruecos. Muchas casas blancas y azules, flores y alfombras en los balcones, muchos artesanos y una playa preciosa. No te robará mucho tiempo disfrutar de este pueblecito y relajarte un poquito ya que no encuentras tanto agobio dentro de la Medina. Esto a veces se agradece.

Asilah

Finalmente llegamos a Tanger que es nuestro destino final después de 4 días por Marruecos. Dejamos las cosas en el hotel Solazur y decidimos pasear, dejarnos llevar por todo el paseo Marítimo. Nada que ver esta zona con el verdadero Marruecos, mucho lujo, lugares preciosos para comer, tomar shishas y un buen té.

En una de las ocasiones comimos un buen tajín y una riquísima sopa de marisco en el restaurante  Woods. Los camareros son muy amables y hablan perfectamente castellano.


Hace un año estuve en Marruecos y no me gustó nada, volví muy decepcionada y sin ganas de repetir. Decidí darle una segunda oportunidad con Viajes Marruecos y desde entonces he ido 3 veces más. Si te ha pasado lo mismo que a mi, intenta ir con la mente más abierta y te quedarás enamorado.

Cuéntame tus experiencias y si crees que puedo ayudarte, solo tienes que preguntarme, estaré encantada y feliz de contarte mis vivencias.